El Señor Huáscar y una Dama Esmeralda

19/04/06
Publicado en: Opinión

combat27.jpgEste tema es de extrema seriedad en el mundo político, por eso mismo tendré el más enconado respeto, – aunque debo decir esto para protegerme de agresiones posteriores y anteriores – después de ver en la caja feliz o televisor lo referente a la discusión sobre una reliquia de guerra llamada Huáscar, o Monitor Huáscar, para los más fanáticos, me di cuenta de la seriedad del tema, ya que, nunca me había pasado de estar presente a la hora de una guerra, obviando la guerra del golfo pérsico, Bosnia, Afganistán, Chechenia, Irak, transmitidas íntegramente por las cadenas mundiales de noticias, pero esto era diferente, ya que pude transportarme al pasado, como mampato, o cosmos en la máquina del tiempo, o como olvidar al conde patula. (“gran personaje”, la nany e Igor). – ¡oye!, más seriedad este tema es muy sensible – bueno, siguiendo con este tema, presencie la batalla marítima de la bahía de Iquique on-line, cosa que me conmovió, ya que sentí risa y un poco de cosquillas en la panza, ya que mi hermano me estaba haciendo cosquillas y me defendía de todo sus arrebatos, si hubiesen estado allí, – ¡César!, vuelve al tema – verdad, que esto es de importancia nacional, entonces, vi a un Señor que era como una persona importante, o algo por el estilo, que decía que el buque anclado en Talcahuano debería ser devuelto al país del norte como muestra de buena voluntad, y a eso, una señora que también parecía de importancia en el tema le rebatía con el argumento de que el Huáscar no era solo hierro y madera, era también sangre de los héroes que yacían en su cubierta, – manzo, nerudazo compadre – ¡esto es serio!, ponte a tono, entonces salieron los típicos compadres dando su opinión en 20 segundos, – quien puede dar una buena opinión en ese tiempo, tal vez el director del programa.–, luego de escuchar atentamente por unos 80 segundos, tuve que salir de mi inocencia, obligado por las palabrotas que emitían esas personas, era casi un ataque al ser mismo de la patria, decía uno, mi abuelo perdió un dedo en la guerra, aullaba otra, que los peruano dejen de pedir cosas y que entreguen Lima, les falto decir. Pero lo que más impresiona es que no apareció nunca un hermano peruano a salivar palabra alguna sobre su postura, hubo uno pero no parecía alguien importante, por lo que no lo atendí, el periodista a cargo hundía el dedo en la llaga cual cirujano, para sentir el lamento boliviano que también salió a la palestra, durante 30 minutos solo se escuchaban personas alteradas y fuera de sí, parecía un partido de fútbol chileno, bueno todos ellos eran chilenos, y después nos quejamos del varty y el kramer, bueno luego del fanatismo y un par de puñaladas arteras, seguí viendo el debate, claro que cambie la tele pa´ ver fútbol es menos violento, aunque no había mucha diferencia entre el debate y una pichanga o fulbito. La última opinión de los panelistas fue un conato de esos que se recordarán como el combate naval de Iquique, fue terrible perder el control, para cambiar de canal, lo perdí cuando me hizo cosquillas mi hermanito, lo encontré a la hora después, por debajo de la mesa, lugar tenebroso y con malas intenciones, pero mi opinión sobre el Huáscar es una, pero me da lata decirla, ya que podría ser golpeado en las calles de Lima o Santiago, Plaza de Armas por decir algo, recibir una puñalada y morir desangrado en frente de la moneda, o perder mi vida en un callejón cercano al Palacio de Pizarro, pero de todos modos la voy a escribir aquí, y la escribiré con sangre en las manos, ya que me corte el dedo pelando un tomate.

Opino lo siguiente, si los peruanos quieren tanto al Huáscar por que no se hacen uno, y si los chileno quieren tanto al Huáscar por que no hacen otro, quizás por que no se puede, sólo hay uno, y ese es el problema, como diría un economista es un bien escaso, pero que hacer con ese buque de hierro que se oxida un poco cada día, lleva 120 años en eso, tal como el cariño y aprecio que deberíamos tener entre Peruanos y Chilenos, como un conflicto que paso hace 120 años aprox., puede ser más importante que el presente, un presente tan precario como el casco del barco que peleamos, que pasaría con Chile si ya no tenemos al Huáscar en Talcahuano, nuestro hijos tendrían más hambre, – sería difícil tener aún más –, nuestros hijos tendrían más frío, la respuesta es una sola, “sí”, y no estoy siendo sarcástico, puesto que nuestro políticos entrarían en una depresión tan grande que no sabrían que hacer – como siempre –, esto sería devastador para ellos, ya que donde sustentarían la democracia, cuales serían los mensajes a las personas, como harían para enseñar un nuevo discurso patriótico anti-peruano, como las personas vivirían sin ese odio, cual sería su destino, Oh Dios líbranos del mal. No subestimes a un político ya que solo hay que mirar un poco al barrio para encontrar algo a que odiar, ¿es necesario me pregunto?, odiar al vecino, es una conducta muy chilena o santiaguina, bueno odiamos a todos, y sólo por que son diferentes o tienen algo que nunca tendremos, pero con el huáscar pasa algo peor, es un Símbolo de Victoria, o como pienso es un símbolo de superioridad y arrogancia, una prenda de garantía, pero ¿para qué?, por que alguien guarda un objeto, por los recuerdos que gatilla, pero ese barco solo provoca odio, no hay que ir tan lejos para encontrar otro barco que tiene ese karma, La Esmeralda, ese galante velero que gira alrededor del mundo dejando una estela de ponzoña, para el que conoce sus secretos, es una dama en publico y una maligna presencia para muchos compatriotas, con el Huáscar pasa lo mismo, es un anciano enfermo y con demencia senil, que no mata una mosca, pero que se las comía vivas en su juventud nadie lo puede negar, sólo el paso del tiempo terminará de corroer el metal del Huáscar y hundirlo hasta su tumba submarina donde innegablemente se limpiará de sus pecados, y se lavará la sangre de los muertos que carga, tal como lo hará La Esmeralda, y un par de viejos que quedan en este mundo. Pero el Hundimiento del Huáscar sería la solución, o ya no hay retorno, sólo la voluntad de crecer juntos y en paz hará salir de la pobreza a nuestros países, y no tendremos que odiar nunca más, es algo que no me gusta hacer, y creo que a la mayoría esta de acuerdo. Los peruanos no tienen la culpa de tener políticos que buscan votos con sentimientos de odio, en Chile no es necesario buscar mucho ese sentimiento, ya que esta a flor de piel siempre.

Posteado por: krespo

Licencia Creative Commons

El Señor Huáscar y una Dama Esmeralda por César Crespo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en http://www.cesarkrespo.com/23/.

Donaciones

Si te gustan mis Obras u Opiniones, puedes cooperar conmigo para seguir creando y pensando. de antemano te doy las gracias

5 Comentarios

  1. Mau

    Hundamoslo pa q se dejen de weviar todos… (asi de simple)

  2. zanbato

    Este tema me transporta a 1984, era invierno y un temporal azotaba cruelmente santiago, en la radio sonaba mucho la musica dance, y en moda las alpargatas hacian furor, bueno eran comodísimas hasta que llovía… pero, mmm, en ke estaba?

  3. Jimi

    Al final cesar, no entendi cual era tu psotura frente al tema, lo devolvemos o no?

    Lo que es yo, creoq ue un objeto que ha sido de alguien por tanto tiempo y que antes no era de el, y jamas fue pedido por ese otor alguien, pasa a ser del primer alguien, sin importar las formas en las que fue conseguido, ahora si el primer alguien ocupa el objeto para refregarselo al otro alguien, estamos mal, pero no es el caso que haya sucedido esto, asi que que no inchen los peruanos.

  4. vania

    xao yeyo

  5. leydi

    los chilenos en la epoca de Miguel Grau no eran caballlerosos y aun mas cobardes porque solo para derrotar al Huascar los chilenos bien vivos ellos con 6 buques y Peru solo 1 que fue El Huascar, y ademas hasta la actualidad lo matienen como trofeo lo cual si es q tuvieran un poquito de conciencia lo devieron o devieran devolver al Peru nunca debieron quedarselo y mucho menos usarlo como medio de turismo porque cuando Grau destruyo la esmeralda y murio Pratt no lo tuvo como trofeo sino tuvo la generosidad, la delicadesa de enviar su espada y todas sus perteniencias.piensen chilenos …..

Deja un comentario