Celulares y cosas perdidas

10/08/06
Publicado en: Opinión

En esta oportunidad contare algo que me sucedió durante mi viaje de retorno a mi casa desde el trabajo, en esa oportunidad me encontraba caminando en la noche, venia pensando sobre como hacer un generador termonuclear o algo por el estilo, no recuerdo bien, la cuestión es que de pronto tuve una aparición en mi camino, era una luz que brillaba entre el pasto, en ese momento se me pasaron miles de cosas por mi cabeza, desde hadas, ovnis, foo fighter o seres luminosos de una extraña procedencia, en mi curiosidad me acerque, se que cometí un error de procedimiento científico al no estar con un traje adecuado, pero que le vamos a hacer, al asomarme a la hierva note que el resplandor desapareció, en ese momento tuve miedo, pero decidí ver el lugar del avistamiento o algo así como un encuentro del segundo tipo, cual seria mi sorpresa al constatar que era un bendito celular, un de esos con pantalla, cámara, botones y de todas las cosas que sirven para llamar por teléfono, era una OPNI (objeto perdido no identificado), creo que eso fue peor que un alienígena moribundo, ya que, posteriormente a encontrarlo, decidí devolver el celular a su dueño, claro esta que antes pensé lo que todo chileno – o la mayoría, para no herir a nadie –, apagarlo y quedarme con el aparato, pero pensé de que me sirve otro celular, ya tengo uno y casi lo odio, entonces decidí buscar un numero en la lista del aparato para llamar a la casa, todos tiene e numero de su casa en el celular verdad, pero al comenzar a buscar note algo raro, algo no calzaba parecía que el dueño era chino o de por esos lados, ya que la mayoría de los nombres eran como chino para mi, y sé algo de chino, pero la cuestión es que no encontraba la casa por ningún lado, así que decidí llevarme el aparato a mi hogar, al llegar a mi casa sonó algo así como un gato, no atine hasta que mire el celular extranjero, y conteste como pude, –alo, alo, dije – entonces una persona empezó a increparme y a decirme que le devolviera si vida, o eso le entendí, – ese loco era más extraño que yo, cáchate esa – entonces contraataque con un fuerte – ¡cálmate! –, entonces le dije que mi intención era devolverle la cuestión, y le di mi dirección, mas encima el celular estaba medio malo, así que apenas me escuchaba y yo a él, pero telepáticamente nos pusimos de acuerdo, entonces sólo quedaba esperar que llegara el dueño de este artefacto demoníaco, y me puse a imaginar como seria esta persona, se me pasaron por la cabeza cientos de personajes, pero en ese momento sonó el timbre de mi casa, salí a mirar quien diantre era esa persona, pero era el vecino que buscaba a mi hermano menor, bueno a seguir esperando, luego de un rato se me olvido el celular y la persona que tenia que venir, ya que me puse a ver las noticias (cada día más trágicas y menos aptas para una población sana mentalmente), pero me interesaba el fútbol y los goles de la fecha, y de pronto escuche un grito en uno de los goles, no le di importancia, luego surgió otro pero cuando estaba hablando el seudo comentarista de fútbol, entonces mi hermano me advierte que hay una persona en la puerta, bueno eran dos se equivocó pero que le vamos a hacer, entonces me acorde que hoy era el partido del real con el barza, y estaban saliendo los mejores momentos del partido, entonces mi hermano me dice vienen a buscar un celular, entonces me acorde del celular y salí a entregar el aparato, y cual seria mi sorpresa al ve a un vampiro y vampiresa en mi puerta, era algo freak, pero bien freak la situación, entonces conocí al personaje que dudo cuando le dije que viniera a mi casa a buscar su celular, y le entregué el artefacto diciéndole, que cuidara más su aparato, por que quizás otra persona no se entregaría – bueno era para asustarlo un poco, claro –, entonces me dio las gracias y se fue feliz a su ataúd, si pedir sangre a cambio, luego del incidente, me pregunte cuantos de nosotros entregaríamos un objeto perdido de ese valor, y la respuesta es un poco negativa, creo que perder un celular es algo que no es gracia o broma, ya que, en el se encuentran todos nuestro contactos más inmediatos, pero eso es lo superficial del asunto, porque la real prueba es no pensar en quedarse con algo así, pero en realidad cada persona es libre para hacer lo que desee, sin importar la condición moral del acto, pero entonces por que digo esto, era sólo para reflexionar sobre este tema de encontrar objetos perdidos, es un momento de conexión con nuestra moral y necesidades, no juzgo a los que se quedarían con el aparato, y tampoco a los que me condenan por haberlo entregado, por que como siempre hay dos opciones en la vida, la que nos hace bien y la que nos daña, y el equilibrio entre elegir estas dos opciones nos hace ser humanos.

Posteado por: krespo

Licencia Creative Commons

Celulares y cosas perdidas por César Crespo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en http://www.cesarkrespo.com/celulares-y-cosas-perdidas/.

Donaciones

Si te gustan mis Obras u Opiniones, puedes cooperar conmigo para seguir creando y pensando. de antemano te doy las gracias

2 Comentarios

  1. Lis

    Entretenido relato, yo vivi el otro lado, porque a mi se me perdió el celular, y no tuve la suerte de que lo encontrara alguien tan honrado como tú Cesar… y todavia sigo pagando el maldito contrato, eso si, lo bloqueé. nunca tan lesa….
    Me alegra volver a saber de Ud….

  2. CELI

    Bien por ti…hace un rato perdí mi celu. Me he cansado de llamar para ver si tengo suerte pero nada.Me digo “pero si es sólo un aparato” pero cuando pierdes algo te sientes completamente idiota no?…

Deja un comentario