Cultura chatarra, ciencia rápida y política basura.

13/02/13
Publicado en: Opinión

Es duro el título que anuncia lo que vendrá, pero creo que es necesario crear conciencia sobre la actual forma de recibir todo lo que nos dicen, es notable como ciertas personas nos enseñan, nos muestran el mundo, y nos gobiernan, pero, todo esto es de calidad, o tiene un trasfondo mayor que el sólo hecho de informar, ¿es nuestra cultura de calidad?, comemos filete o sólo un derivado de la soya.

Hoy existen miles de políticos en el mundo, quizás más de los que hemos tenido en toda nuestra historia, pero cuántos de ellos son de calidad, cuál es la forma de medir esto, cómo podemos saber cuál es el porcentaje de excelentes, buenos, mediocres, malos, y pésimos políticos, ¿las votaciones son un real medidor de esto?, ¿los personajes que más votos obtienen son los mejores, o los electos son los que superan la media?.

Creo que vivimos un momento en el cual la política está desprestigiada, que no tiene la misma relevancia que tuvo en otras épocas de la historia humana, hoy hay una suerte de industria de la política, lo que da como resultado un producto político, puesto que las campañas se abordan desde un punto de vista muy similar a la venta de un bien o servicio. Es común que los candidatos coloquen su foto al lado de su eslogan favorito o pegajoso, con su nombre destacado. Tal como un producto necesitaría para ser vendido.

Hoy la política debería ser vista como una venta de un producto, lamentablemente, puesto que lo es, ¿o no?, para muchos dentro de una cultura que adora la riqueza, y no está conforme con nada, es natural tratar esto y cualquier cosa como algo similar a un producto, que debe satisfacer una necesidad y se pueda comprar, pero este pensamiento surge porque actualmente no existe una industria publicitaria que no hable o tenga un discurso no comercial. Entonces, ¿la publicidad es la llamada a hacer campañas políticas?, en un mundo actual es necesario que así sea, puesto que las personas sólo sabrán de los políticos si los ven por los medios masivos como un producto más, y la publicidad es el camino actual para esto. ¿pero, no existe otra forma?, creo que no, dado el actual paradigma económico, estructura de conducta, y pensamiento de las personas o como les llaman consumidores. las personas hoy no pueden imaginar algo diferente a lo que ven en todo lugar, es como una barrera psicológica en la que muchos caen, imaginar algo fuera del esquema es prácticamente imposible.

Entonces el resultado es un producto político que se anuncia por medio de sistemas mercantiles y que buscan una meta redituable, lo cual a ojos de una persona corriente no tiene nada de malo, ¿y cuál es el punto?, todo lo que nos muestran es algo ya digerido, regurgitan en nuestras gargantas todo lo que necesitamos, somos como un pequeño polluelo que necesitan asistencia externa para no morir, aunque no creo que sea del todo así, puesto que podemos tener algo de independencia para elegir lo que compramos, pero el truco está en que cada vez la oferta disminuye, es el político A o B, y si tenemos suerte aparece de las tinieblas o de la marginalidad cultural una alternativa C, y es cuando la misma presencia de este nos molesta y lo obviamos, dejándolo en la periferia o la más extrema soledad, sin saber nada de él, es como si ese elemento nos diera más esfuerzo al elegir, la pereza nos consume y elegimos uno entre dos, para que sea lo mínimamente democrático pero lo más sencillo para el pobre votante, así no cae en el estrés de informarse o leer, y menos investigar.

Al ver la situación actual, me percato que todo lo que está fuera de lo que conocemos o nos dijeron, parece ilógico y fuera de todo lo establecido, dando, en este mismo instante, un poder sin par a lo instaurado, que debe ser protegido, y toda persona que cuestiona esto debe ser juzgado por sus pares.

Un ejemplo de esto es la ciencia, la cual se rige por rigurosos y metódicos preceptos, por los cuales debe moverse un científico para no ser catalogado de loco o ser ridiculizado por sus pares, los cuales son los llamados igualmente a fiscalizar todos y cada uno de los resultados, y si ellos no están dentro de los parámetros, no son validados, deben ser revisados. Todo este proceso es bueno para no creer cualquier cosa, pero cuando lo que defienden es una mala idea, o en el peor de los casos, una mentira, y que además, es enseñado a los demás, podemos estar en presencia de una ciencia chatarra, algo que sirve sólo para explicar rápida y efectivamente un evento, y así calmar el hambre de conocimiento de la población, como una papa frita calma el hambre por un momento, luego de un rato te debes comer otra o algo más, para sentirse satisfecho, muchas respuestas que da la ciencia son sólo hipótesis o teorías, nada concluyente, que a la larga sólo son especulaciones inculcadas y enseñadas como verdad, que muchos dogmatizan y creen ciegamente.

Quizás nos encontramos en una cultura chatarra, una que es desechable, una que no le interesa que la gente sepa lo importante, llena de distractores, sistemas económicos que sacan lo peor de las personas, convirtiéndolas en consumidores o consumidos, en dónde debes elegir entre las opciones que nos muestran, se debe vivir incluso como los demás digan, y debes hacer las cosas como todos las hacen, sino, eres un complicado, un criticón, una persona que no sabe vivir decentemente, un antisocial en el peor de los casos y que deberias estar lejos de los demás.

En conclusión debo decir que a mi juicio la cultura actual es muy deficiente, no eleva al ser humano, no lo hace ser mejor persona, no potencia la cooperación entre los miembros de la sociedad a la cual pertenecen, no da respuestas claras sobre las cosas importantes (qué somos, cuál es nuestro origen, hacia dónde vamos), esta cultura no trasciende. En definitiva vivimos en un orden que nos imponen, un esquema del cual no podemos salir, quizás, darnos cuenta de que todo lo que nos ofrecen no es de calidad, política, cultura, y las respuestas a nuestros cuestionamientos. Pero, el error es esperar a que alguien nos diga todo, esperar a que los demás solucionen nuestros deberes, muy visto en la actualidad, como esperamos a que salga un producto para solucionarnos la vida, y no crearlo nosotros, esta dependencia es ideal para crear necesidad y escasez en la mente de las personas, creo que se debe comenzar a buscar nuestras cosas dentro de nosotros y no depender de un alguien que nos salve.

Posteado por: krespo

Licencia Creative Commons

Cultura chatarra, ciencia rápida y política basura. por César Crespo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en http://www.cesarkrespo.com/cultura-chatarra-ciencia-rapida-y-politica-basura/.

Donaciones

Si te gustan mis Obras u Opiniones, puedes cooperar conmigo para seguir creando y pensando. de antemano te doy las gracias

Deja un comentario